Datos que debes conocer sobre la circuncisión

Anuncios publicitarios

¿Cómo y porqué se realiza la circuncisión?

Una circuncisión consiste en un proceso quirúrgico en el cual se busca realizar un corte con características circulares principalmente en una porción de la zona del prepucio en el pene del hombre, es decir, en una zona exterior de su aparato reproductor masculino. Sin embargo, existen otros tipos de circuncisión, pues esto depende básicamente de la zona en la que se realice el corte y en esta medida la cantidad de prepucio que pueda ser extraído. Todos coinciden generalmente, ya que en ellos el glande queda descubierto de forma permanente.

te puede interesar:

Ahora veremos una serie de datos sobre este procedimiento que debes conocer:

¿Por qué se realiza una circuncisión?

Algunos estudios han demostrado que someter a un hombre, especialmente a un niño, al proceso de la circuncisión, podría disminuir determinados riesgos para la salud. Es así como los beneficios para el cuerpo que al que se le realiza una circuncisión, superan cualquier riesgo.

Otras causas

Por otro lado, otros motivos que pueden llevar a que los padres realicen este proceso a sus hijos, puede ser con base en razones culturales, religiosas, como lo es el caso de la religión judía donde a los niños que tienen una semana de nacidos se les practica la circuncisión en una ceremonia, o por estimulantes personales, como por ejemplo cuando se presentan casos en la familia de estos procesos y se quiere que el niño continúe con la tradición.

Anuncios publicitarios

¿Quién se encarga del proceso?

Cuando los padres optan por realizar este tipo de procedimientos quirúrgicos a sus hijos, pueden asistir inicialmente a su médico de cabecera para empezar el proceso. En cuanto a la operación en sí, la puede realizar el obstetra, los pediatras, el médico general, un neonatólogo, urólogos e incluso cirujanos que sea especializados en el área de pediatría.

¿Cuándo dura la operación?

En total el procedimiento quirúrgico puede tener una duración entre 10 y 20 minutos en general. Esto porque se trata de un proceso relativamente sencillo, aunque depende del procedimiento y la anatomía. Es posible que la intervención produzca una hemorragia pequeña, la cual cesará en un momento. No es necesario colocar puntos de sutura, bastará con colocar una venda sobre la zona circundada y en una semana, habrá sanado por sí sola la herida.

 ¿Cuándo se puede realizar este procedimiento al niño?

Los bebés pueden pasar por el proceso de circuncisión si sus condiciones de salud son buenas, especialmente en el primer o segundo día de nacido. Cuando un bebé presenta afecciones o dificultades en su organismo, debe postergarse la cirugía. Lo mejor será que un médico revise al bebé y según sus características y condiciones, nos diga cuándo podemos realizar este procedimiento. Él será el encargado de informarnos sobre los riesgos y beneficios del proceso, además de los cuidados y las medidas necesarias.

Preparación del bebé

Con el fin de disminuir la molestia o el dolor que pueda sentir el niño se pueden acudir a ciertas medidas que permitan el correcto curso del procedimiento, entre ellos un chupete con azúcar que alivie el estrés del bebé, además de una anestesia local que sea capaz de adormecer la zona en la que se va a estar trabajando, ya sea mediante anestésicos tópicos, el bloqueo del anillo o el bloqueo del nervio dorsal.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *