Datos del sistema reproductor femenino que seguramente no conocías

Anuncios publicitarios

Lo que debes saber de esta zona

La comprensión del funcionamiento, los padecimientos y los factores que presenta cada órgano y sistema del cuerpo humano, resulta un tema del que es posible aprender cada día si especificamos en ello. En el caso del fascinante sistema reproductor femenino, los datos que te presentaremos a continuación, constituyen una recolección de información que muchas personas desconocen e ignoran sobre su cuerpo, especialmente las mujeres en este sentido.

Vivir una sexualidad plena, poder disfrutar tranquilamente de ella y hacerlo de forma segura y responsable, es vital para la salud mental y física de cada persona, por lo que debemos mantenernos en pro del conocimiento y el funcionamiento de cada sección de esta zona del cuerpo y además de brindarle las condiciones que requiere, poder responder a cada situación.

Conocer a cabalidad ciertamente nuestro sistema reproductor femenino, puede resultar algo complejo, dados los avances tecnológicos y científicos que permiten la aclaración de muchas secciones cada día, sin embargo, con los datos que aquí verás, podrás responder a inquietudes, además de informarte sobre cosas que probablemente desconocías de este sistema.

te puede interesar:

Datos sobre el sistema reproductor femenino

Datos del sistema reproductor1El útero es elástico

Esta medida sólo se presenta cuando el útero no se está utilizando específicamente, es decir, cuando la mujer no está en período de gestación, ya que, en este estado, el útero tiene la capacidad de expandirse de forma sorprendente. Cuando el embarazo alcanza las 20 primeras semanas, el útero puede abrirse por todo el ombligo y al llegar a la semana número 36, puede llenar toda la caja torácica.

El punto G

Al igual que el hombre, la zona genital es sumamente sensible a cualquier estimulación erótica que se le realice, sin embargo, en el caso de la mujer, el punto G dejó de buscarse solamente en la vagina, pues después de muchos estudios médicos, pudieron determinar que este punto podría estar en cualquier otra parte del cuerpo. Lo cierto es que, en la actualidad, la ubicación del punto G es aún desconocido para la ciencia.

Dos úteros

Es posible que una mujer tenga dos úteros. A este tipo de casos se les conoce como útero didelfo y constituyen ocasiones en las que raramente, una mujer nace con dos úteros en su sistema reproductor femenino. En ocasiones esta condición puede presentarse sin la necesidad previa de avisar al cuerpo, es decir, se presenta sin la aparición de sintomatología. La forma de detección puede deberse a dificultades para concebir, problemas de fertilidad, sangrados de la menstruación inusuales, etc.

Determinar la fecha del embarazo

Precisar la duración y el momento del parto cuando una mujer se encuentra en embarazo, no resulta tan sencillo para los médicos como parece, pues se inicia el conteo a partir del último día del ciclo menstrual, ya que la mujer puede no estar segura del día en el que concibieron, pero sí recuerdan el último período. No es posible confirmar el embarazo hasta que el embrión no se instale en la pared uterina.

La vagina es ácida

La vagina acobija fluidos y flujos que permiten su protección y diferentes funciones en las relaciones sexuales, por esto se reconoce la presencia del PH vaginal en el interior al cual se le atribuye la acidez, comparado con una cerveza o el sabor de un tomate. Este factor característico se debe a la presencia de microbios que yacen en la zona para protegerla de posibles infecciones y enfermedades.

Anuncios publicitarios

La evolución de los cuidados femeninos íntimos

En la antigüedad, no era común deshacerse del vello púbico, mientras que en la actualidad muchas mujeres optan por quitarlo de sus zonas íntimas. Lo cierto es que el vello cumple funciones importantes, como mitigar las posibilidades de contagio de infecciones y enfermedades de transmisión sexual, además de mantener protegida la zona vaginal. En esta misma medida, para los ciclos menstruales, las mujeres usaban papiro suavizado para proteger la zona, las griegas usaban madera envuelta en tela y las japonesas papel, pues no existían parches, tampones ni ningún otro elemento.

La menstruación en las culturas

En muchas de las tradiciones culturales de distintas sociedades, la mujer se encuentra “sucia” cuando tiene su menstruación, además de esto, le prohíben la práctica de diferentes actividades e impiden su participación en muchos eventos.

Nacer sin vagina

Se considera que al menos una de cada 4.000 o 5.000 pueden nacer sin vagina. Este hecho ocurre muy raramente, es un defecto que recibe el nombre de atresia vaginal.

La expansión de la vagina

Es posible que la vagina se expanda hasta un 200% durante dos eventos fundamentales; el sexo (la relación sexual) o el parto. Esto ocurre porque en estas dos situaciones requieren de la introducción de un factor aparte del sistema reproductor femenino, como en el primer caso es el pene y en el segundo el nacimiento del niño.

El vello púbico Además de presentarse apenas inicia la pubertad en la mujer, el vello tiende a crecer solo durante un período máximo de tres semanas. A la largura que llegue allí se mantiene, por esto, no es posible que crezca mucho más. Esto en comparación con otras zonas de crecimiento, como el cabello, el cual crece por alrededor de siete años.

Datos del sistema reproductorLa micción no ocurre por la vagina

Contrario a lo que muchas personas erróneamente creen, lo cierto es que la orina no se emite por el interior de la vagina, sino que, viaja por la uretra. Este caso se presenta también en el sistema reproductor femenino, por esto no se mencionan los procesos de secreción de orina cuando se habla del sistema reproductor femenino ni masculino. La uretra en la mujer se encuentra justo debajo del clítoris.

No es una entrada de ingreso particular

Podemos llegar a pensar que cada una de las aberturas con las que cuenta para diferentes funciones nuestro organismo, es una entrada o conducto que conecta el exterior con el interior del cuerpo. Lo cierto, es que en el caso de la vagina, el ducto conduce hacia el útero, por lo que no es necesario preocuparse de más cuando algo se aloja dentro o se pierde, ya que sólo provocaría una posible infección. Sin embargo, no por esto debemos dejar de prestar atención.

Los pedos vaginales

En ocasiones, especialmente cuando se practica el acto sexual, puede que la vagina emita un especie de pedo dado el ruido parecido al de una ventosidad. No obstante, la vagina no está emitiendo ningún tipo de gas, por lo que tampoco está acompañado de un olor maloliente, sino que, puede tratarse de aire que ingresa durante la penetración o fístulas colovaginales, posibles. Este hecho requiere la atención de un médico especialista.

La regeneración veloz de la vagina

Esta es, ciertamente, una de las zonas del cuerpo humano, en este caso de las mujeres, que tiene la facultad de recuperarse velozmente cuando es perjudicada por algún tipo de daño, ya que se encuentra lista y preparada para cualquier dificultad en el momento del parto. Esto sucede porque la zona vaginal es receptora de una gran cantidad de sangre que le permite la curación rápida de desgarros, por ejemplo, frente a los cuales puede curarse contando con solo 48 veces más rápido que un corte en un brazo o una pierna.

Vagina y vaina

La vagina se usa por primera vez en el año 1641 por un anatomista alemán. El término proviene del latín “vulva” que hace referencia a la vaina, la cual representaba a la funda de la espada.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *